Es verdad, los niños crecen mucho más rápido de lo que nos damos cuenta. En un momento son sólo unos bebés y al siguiente no paran de correr. Si quieres preservar unas bonitas memorias de tu pequeño, una sesión de fotos para niños es perfecta para ti.

¿Te agrada la idea? ¡Perfecto! Ahora sólo hace falta que prestes atención a estos consejos. Mantener a un niño quieto y dispuesto a que un fotógrafo profesional le tome decenas de fotos puede no ser tarea fácil, por lo que aquí te compartimos unos sencillos tips que harán de esta tarea algo que todos disfruten.

1. Lleva muchas golosinas que sirvan de soborno

A veces los pequeños se comportan mejor bajo promesa de darles dulces, que de cualquier otra cosa. Al asistir a tu sesión de fotos para niños lleva tantos dulces como consideres que sean necesarios para invitarlo a “aguantar otro ratito” o “sonreír más grande”. Esto es infalible.

2. Elije el momento del día más adecuado para sus horarios

Nada podría ser peor idea que realizar una sesión de fotos para niños cuando el pequeño sólo tiene hambre o sueño, en estos casos la cooperación será muy difícil de obtener.

Considera hacerla en un momento del día lo más neutral posible para tu hijo o hija. Es decir, elije una hora en que ya haya comido y dormido para que tenga mejor disposición en la toma de fotografías.

3. Evita abrumarlo

Sí, quieres que todo salga perfecto y el resultado sean las fotos más bellas, pero no olvides que los niños no tienen esas prioridades por lo que cansarlos con una sesión muy larga sólo dejará como resultado que no quiera hacerlo. Dale su espacio, procura que se divierta en el proceso y prémialo por su cooperación, esto facilitará mucho las cosas.

Además, siempre puedes apoyarte del fotógrafo profesional con quien acudas, en Víctor White Arte & Fotografía tenemos amplia la experiencia en sesiones de fotos para niños por lo que lograremos tu entera satisfacción con el producto final, a la par de hacer de ésta una experiencia genial para tu pequeño.